Lunes 9 de Mayo de  2022
ENCUENTRO OCURRIÓ EN NOVIEMBRE PASADO

Aficionado del Club Puebla denuncia agresiones de “barras” en el estadio Cuauhtémoc

Fue agredido por 10 a 11 hombres, liderados por “el zorrillo” y “el miau” (integrantes de la porra)

Aficionado del Club Puebla denuncia agresiones de “barras” en el estadio Cuauhtémoc.
Escrito en PUEBLA el

Los hechos de violencia cometidos por integrantes de las “barras” en el estadio Corregidora de Querétaro, no son los únicos que se han suscitado por parte de la afición. En noviembre de 2021, César C. fue víctima de agresiones en el estadio Cuauhtémoc de una forma similar, lo que a su parecer, indica que estas porras deberían desaparecer a la brevedad.

En entrevista para Vía.Tres, César declaró que el 25 de noviembre en el Coloso de la colonia Maravillas, acudió con sus primos a un partido de cuartos de final de ida de la Franja del Puebla contra León.

Lo que no se imaginó es que sería víctima de agresiones sin que elementos de seguridad municipal, estatal o de seguridad privada lo auxiliaran en el incidente.

Explicó que afuera del estadio le vendieron a él y sus acompañantes bengalas de humo, las cuales ingresaron sin ningún inconveniente, por lo que asumió que podía ser usada sin problemas, posteriormente en el partido, encendió una de ellas, al momento de que el equipo camotero asestó el segundo gol contra León.

Fue entonces que dos sujetos a quienes identificó como “el zorrillo” y “el miau” lo agarraron violentamente de la playera, lo llevaron al centro de la porra y en medio de insultos, lo golpearon y hasta sufrió una caída en las gradas.

"Fue en el segundo gol del Puebla que prendí la bengala, no pasaron ni 15 segundos cuando llegó uno de los principales de la porra que ahora sé que le apodan El Zorrillo, es como el que se encarga de la barra y preguntó qué quién había prendido la bengala. Me agarró del cuello me jaló hacia el centro de la porra diciéndome que ya la había cagado y sin decirme nada llegamos al centro de la porra me empezaron a golpear y ya pues yo solamente me hice bolita y me cubrí hasta que uno de los de seguridad que pues aparentemente estaba con ellos me sacó"

 César O, aficionado

Manifestó que ante los hechos donde fue agredido por hasta 11 personas, un elemento de seguridad privada del lugar lo rescató de la gresca, pero únicamente para retirarlo del lugar con insultos y regaños por haber comenzado las agresiones. 

César detalló que el mismo elemento de seguridad privada regresó por sus agresores para llevar la pelea al exterior del estadio Cuauhtémoc, donde el grupo de “El Zorrillo” lo llevó con una patrulla y fue trasladado al Ministerio Público.

Los integrantes de la barra, argumentaron que le habían propiciado tremenda golpiza, porque al haberse sentado cerca de ellos, la seguridad podría haber pensado que la bengala hubiera sido encendida por la porra, ellos aseguraban que el Club Puebla podría multar a la barra si alguno de sus integrantes usara algún artefacto de este tipo. 

Al llegar allí, cuenta que fue interrogado pero a falta de pruebas que lo implicaran en algún delito, fue puesto en libertad.

La situación es que, al momento de buscar presentar la denuncia por ser violentado por las porras, ésta no procedió debido a que presuntamente, no había presencia de un juez calificador.

Además señaló que en el ministerio público, le hicieron estudios médicos en donde el personal se percató de los moretones, rasguños y golpes que presentó. 

“Ellos mismos me llevaron a una patrulla y los de la patrulla le hicieron caso a los de la porra, me llevaron al Ministerio Público y por falta de pruebas salí libre, me hicieron un estudio médico y tuve golpes, moretones y al finalizar quise levantar una denuncia por agresión y no procedió, entonces prácticamente terminé amenazado por los integrantes de esa porra", expresó el aficionado.

César C', se pronunció a favor de que sean eliminadas las “barras bravas” en los estadios, luego del evento deportivo del pasado fin de semana en el que al menos 26 personas resultaron heridas durante el partido Querétaro-Atlas.

“No hay medidas que necesitamos, yo lo que creo es: fuera barras, fuera alcohol, más cámaras, seguridad al doble si es necesario porque al final de cuentas es un evento familiar. Los que me pegaron fueron alrededor de seis o siete y por más que haya más gente buena, eso no implica que no pueda volver a suceder”, apuntó.

Cabe mencionar que el pasado 7 de enero, un grupo de asistentes al partido del Puebla y América tuvieron una pelea en el estacionamiento del estadio, aunque el conflicto no pasó a mayores.